Colegios Bilingües

El “Fraude” de los Colegios Bilingües.

El interés que pueden acaparar los colegios bilingües no es una sorpresa, todos los padres quieren la mejor educación posible para sus hijos, y más aún, una inmersión en otro idioma como lo es el inglés, que no solo es el tercer idioma más hablado en el mundo, sino que, gracias a la gran influencia que los países hablantes de este idioma, el inglés se ha convertido en la lengua franca por excelencia en la actualidad, pero eso es un cuento para otro momento y otro lugar.

La implementación de la enseñanza bilingüe en los colegios ya es cosa de bastante tiempo, de hecho, hoy en día es una de las grandes preferencias a la hora de elegir un colegio para los hijos de los padres españoles, pero, ¿Qué tan bueno es su sistema educativo?, según algunos padres, no tan bueno, algunos lo tildan incluso de fraude.

Probar algo como esto es problemático, pues, como padre, es difícil darte cuenta de que tu hijo está recibiendo una buena educación bilingüe cuando tu no lo eres, pero esta no es una situación que no se da en el cien por ciento de los casos, han habido testimonios de padres bilingües y con experiencia en la inmersión de idiomas que se han dado cuenta del dudoso sistema de enseñanza de estos institutos.

El problema empieza desde el inicio de su implementación, “adiestrando” a los profesores de maneras dudosas, llegando al punto de una aparente arbitrariedad, no solo en el adiestramiento del personal docente, sino en la construcción del sistema de enseñanza, un sistema que en algunos colegios está totalmente desnivelado, vemos casos donde mientras están viendo clases de inglés básico, en otras materias alumnos del mismo nivel tienen que ver temas, en inglés, que necesitan de un previo conocimiento de vocabulario y gramática del idioma para poder ser comprendidos.

Otro caso de problemas con cátedras dadas en ingles que se puede tomar en cuenta es en historia, la mayoría de las veces en este tipo de materias se toman en cuenta los errores ortográficos en los exámenes, esto significa que cuando es dada en inglés, por mucho que el estudiante tenga un amplio conocimiento de la historia española, sus notas nunca lo reflejaran, pues los errores ortográficos en un idioma el cual el no dedica un cien por ciento del tiempo son inevitables.

Llevamos tiempo hablando de lo que pueden opinar los padres pero, ¿Qué piensan los estudiantes?, irónicamente son los menos interesados en una solución pues resulta que a pesar de ser en ingles estas clases, la manera en la que se desarrollan las evaluaciones es bastante sencilla, en algunos casos rayando en lo básico. Testimonios de algunos padres aseguran que muchas de las evaluaciones se basan en la compleción de oraciones, selección simple o cosas como nombrar las partes de equis dibujo, muchas veces con pistas que no ayudan en el aprendizaje de los estudiantes.

Claro, podemos explicarle durante todo el día a nuestros hijos los problemas de este sistema, y como no los ayuda en nada, pero ellos solo verían la facilidad a la hora de aprobar y superar “los retos” planteados en estos colegios, por otro lado el hecho de que muchos padres ocupados por su trabajo solo ven las notas y los felicitan sin darse cuenta de lo que está pasando no ayuda en absoluto.

Luego llegamos al peor punto de todos, los padres, imagínense que se dieron cuenta del problema y quieren hablar con los demás padres sobre cómo actuar ante él y solucionarlo, lo más seguro es que se lleven una decepción de la más grande, pues el conformismo es la actitud que reina entre ellos, con argumentos de lo más vacíos como “¿que podríamos hacer nosotros?” o “Es lo que hay”, quizá justamente por esta actitud es que el sistema sigue siendo dudoso después de tanto tiempo.

Es difícil pensar en una solución del problema cuando los principalmente afectados ignoran totalmente el problema y los representantes se conforman con excusas totalmente fuera de lugar, esto lleva a los padres conscientes del problema a simplemente sacar a sus hijos de estos colegios, incluso teniendo como principal objetivo conseguirles uno que no sea bilingüe.

Pero, se puede ver bastante extraño que los colegios españoles tengan problemas para la implementación de un sistema bilingüe, pues en muchas partes de España, esta es una práctica que se lleva a cabo desde hace mucho tiempo, como lo es con el catalán o el euskera, idiomas que se imparten a la par del español dependiendo de la zona.

Quizá tiene que ver con la cotidianidad de estos idiomas en las zonas que se hablan, pero no cabe la menor duda que la implementación de estos idiomas de forma paralela en los niños españoles ha sido un éxito, ¿porque no repetir este mismo éxito con el inglés? Tengo una respuesta para esa pregunta, los profesores no son nativos del idioma.

Expertos en idiomas y algunos profesores más conscientes que otros han mencionado este problema, la gran mayoría de los profesores españoles no están preparados para impartir sus materias en un idioma que no manejan con un carácter cotidiano, nadie está diciendo que sea realmente fácil conseguir profesores preparados para ellos, pero comprender que la inmersión a un nuevo idioma no es una cosa de un día para otro es un comienzo.

La educación bilingüe es un tema bastante interesante, pero en nuestro apuro por conseguir una especie de “avance” o “desarrollo” podemos cometer errores que pueden ser perjudiciales a corto plazo, si se quieren tener buenos resultados en la implementación de este sistema, se debe aplicar poco a poco en un proceso que puede durar años, esto, para evitar problemas como los anteriormente nombrados.